domingo, 29 de mayo de 2011

Las aventuras del buen soldado Svejk


Por fin me he terminado este simpático libro. Entre trabajos y parciales pre-temporada de exámenes, llevaré tal vez ya dos meses arrastrándolo, leyéndolo a intervalos irregulares semana sí y semana no (estos casos me angustian mucho, pues tengo un corazón de lector inquieto y una cola de libros en la estantería que se llena a más velocidad de la que puedo acabármelos).

Bueno, al meollo. Según me informé antes de empezar el libro, era para la República Checa lo que el Quijote para España. Trata de las aventuras y desventuras de un soldado checo en el ejército austro-húngaro durante la primera Guerra Mundial. Svejk en principio no es ninguna lumbrera, la lía parda cada vez que le mandan a enviar un mensaje dos calles más abajo, pero tiene posee una muy inocente devoción por lo militar y el servicio al Emperador. Y el 90% de sus aportaciones en una conversación (tanto si es un consejo de guerra como una discusión sobre el rancho diario) son anécdotas interminables que poco o nada tienen que ver con el tema en cuestión, pero que sin embargo, si se leen con detenimiento, denotan una gran sabiduría oculta y una silenciosa crítica a los estamentos militares y su ineptitud. Es sin duda una novela antibelicista, y bastante simpática, porque después de más de 700 páginas de travesuras de este pícaro amante de la cerveza, no puedes evitar dejarle un huequecito en tu corazón (su mirada siempre parece gritar que no ha roto un plato en la vida). La verdad es que la mayoría de líos en los que se mete son por su inocencia y sinceridad (en muchos casos los oficiales no pueden creerse que exista una persona tan inofensiva, y optan porque les está tomando el pelo).

Otro aspecto interesante de la obra es que está inacabada. El autor, Jaroslav Hasek, falleció sin terminarla, y nunca sabremos como terminan sus aventuras, que sin embargo, dejan con un buen sabor de boca.

Por cierto, en todo el libro no hay una sola batalla, al pobrecillo lo arrastran de un lugar a otro (o se pierde)cada dos por tres, a base de burocracia militar. Y el libro tiene bastante añitos, y ha calado bastante hondo en la cultura popular de Europa central.

P.D.: Y hace muy buenas rimas.

Nuevo vicio

¡Ajá! Por fin, después de tantos años, me he decidido a subir otro escalafón en el camino del frikismo... ¡Por fin me he comprado cartas de Magic! Ayer en el VII Salón del Manga de Valencia, un amigo experto se compró un par de barajas más para la colección, le pedí consejo, y aquí estoy, ansioso porque terminen los exámenes (me queda casi un mes) para echar unas partidas :D

Desde niño he jugado a Yu-gi-oh! (tengo un par de juegos para la Game Boy y un buen puñado de cartas en el cajón), pero hacía algunos años que la gente me presionaba para que me pasara a las Magic, que era más profundo, más viciante, etc... Según tengo entendido las Magic son más antiguas que las de Yugi (el eterno conflicto entre occidental y oriental, entre lo americano y lo japonés). Me eché un par de partidas con mi amigo en las mesas de juego del Salón (llevaba 5 ediciones queriendo sentarme en ellas :D) y me costó un poco pillar las reglas porque tenia ya muy interiorizadas las reglas de Yu-gi-oh, pero enseguida entendí que estas últimas solo eran una variante de las primeras, y al poco le cogí el tranquillo a lo más básico, aunque aún tengo que practicar bastante.
Las dos barakas iban en un pack y son una de luz (Elspeth Tirel) y otra de agua (Tezzeret). La primera tiene bastantes cartas compatibles con el sistemas de fichas Soldado, pero no tiene un solo artefacto, lo cual abunda en la de agua, que por ahora es la que me gusta más, más equilibrada en lo que respecta al ataque por lo que he visto (mi opinión de novato no vale mucho, lo sé).

Y eso, ilusionado con el nuevo hobby. Otro que llevo años queriendo cultivar ha sido el de las figurillas de Warhammer (el 40.000 en concreto). Desde que me enganché hace unos años al Dawn of War de PC, la secuela y sus expansiones, tengo unas ganas locas que pintar una escuadra de ultramarines para decorar un lugar privilegiado de mis estanterías o echar una partidilla con algún amigo más metido en el tema. Lo que lleva años echándome para atrás: el precio (35 pavos la escuadra de 4 a 6 unidades más barata que he visto en las tiendas, y llega a 100 o más unidades pesadas o accesorios) y lo diminutas que son las figuras y sus detalles (y mi mal pulso me ha procurado aprobados raspados en Plástica toda mi vida). Aunque entiendo que debe de ser un hobby muy gratificante, ya que el resultado final proviene de muchas horas de esfuerzo y paciencia, que ves compensadas al derrotar épicamente al Líder Necrón de tu amigo :D

Y si el experimento de las Magic llega a buen puerto, seguramente actualice también mi baraja de Yu-gi-oh (a este paso, me quedaré sin novia).


P.D.: Este es un sabio nacional.

domingo, 22 de mayo de 2011

El mal menor

Bueno, ya están los resultados.

En las elecciones autonómicas Camps gana de goleada... una lástima que a los valencianos lo les importe que les roben mientras ellos tengan su rinconcito, ¿no?

Y Mislata HA DESPERTADO. El PSOE ha echado a los ladrones de la mayoría absoluta. Debo admitir que yo no les voté. Para mí era el segundo peor partido por la mala gestión de estos últimos años, pero bueno... ¡Y condenada abstención! Un 29,4% de Mislata se ha quedado en casa echando la siesta... Pudiendo haber votado nulo o blanco, luego serán tan hipócritas como para quejarse de que nuestro nuevo alcalde sea gay (Mislata ha despertado :O).

Y mi más sincera enhorabuena a Compromís, nuevo partido en estas elecciones que por muy pocos votos no ha conseguido ningún escaño en Mislata (lo repito, condenada abstención y votos en blanco...), pero que se ha hecho un hueco respetable a les Corts Valencianes (ha adelantado a un veterano como Izquierda Unida, ole!)

Estoy de buen humor y hasta me permitiré ser un mal ganador.


P.D.: Espero que el movimiento 15-M no se apague después de victoria masiva del PP... todavía nos queda un año para protestar, y aunque vayan a ganar las generales, los minoritarios aún pueden conseguir robarles escaños :D (Robar al PP, 100 años de perdón)

sábado, 14 de mayo de 2011

La apuesta

Bueno, la papelera de mi habitación ya desborda del correo de estos días.

La propaganda electoral. Echo un vistazo al contenido de todos los sobres... todos prometen lo mismo (y eso que los hay de izquierdas y derechas, cuidao). Que van a resolver la crisis a base de ilusión, compromiso, voluntad, que les preocupan la juventud y el empleo, una economía más transparente, blablabla...

¿Para qué? Me refiero a tanto árbol que habrán talado para enviarme esta basura. Si ganarán los de siempre (de los dos de siempre, los más corruptos y fachas, y perdonen por mi opinión). Enhorabuena, habéis desilusionado a un joven de la política solo con vuestra mierda de propaganda. La que me espera estos 4 años...

Pero bueno, no voy a votar a los que pienso que van a ganar porque no estoy de acuerdo con sus ideas y métodos, pero tampoco quiero votar en blanco porque será un tanto más para los dos partidos de siempre...

Un par de los partidos minoritarios se han ganado mi corazoncito con un par de acordes sobre terminar con el sistema electoral D'Hondt (que hacía falta desde hace unos años, porque es la trampa más descarada que tiene esta falsa democracia, y me enteré en un campamento hace un par de semanas) y buenas intenciones que parecían menos falsas que las de los de siempre.

El 22 lanzaré mi apuesta. Daré mi moneda al más pobre de los pobres, y veré si a esa moneda se le unen otras muchas más y compramos un par de botas nuevas para echar a los recaudadores del pueblo. Porque son los de siempre.

Si me van a vender siempre la misma mierda, por lo menos que cambie de color cada X años, ¿no? (O incluso que huela un poco menos, que ya atufa)


Artículo 11º de la Ley Scout: Sé hermano, pero no primo
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...