miércoles, 28 de diciembre de 2011

En la variedad está el gusto

Vengo de la cocina de terminar de comer (y de postrear un par de polvorones, que hay que terminarse ese cargamento industrial antes de febrero :D). Estábamos viendo (aún no ha terminado, le estoy dando una oportunidad a esa guerra de tartas) De Buena Ley. La farsa de hoy va sobre que la niña de 16 años les ha salido gótica, que el padre la apoya y la madre quiere que se vista normal, etc (al final era un rollo sobre las custodias).

Lo que me ha enerva no es que mi madre tenga todo el día puesta la basura de Telecinco (y me voy oliendo que veré las campanadas con la Pantoja y el Paquirrín...), sino el uso que hacen sus actores de la expresión "tribu urbana", y la hipocresía que hay para burlarse de todo lo diferente. "Que mi hija pertenece a una tribu urbana", "yo de joven entré en una tribu urbana, era heavy" o "las tribus urbanas" son para los raros".

A ver, incultos: Las tribus urbanas no hacen referencia solo a los góticos, los heavys, las lolitas o los emos. El cani de tu hijo que va en chandal hasta a las bodas, que ha repetido ya dos veces y no tiene pinta de que vaya a terminar el bachiller también pertenece a una tribu urbana. La rubia de bote de tu hija que se va todos los sábados a Pacha con sus amigas, que desde el resumen del Quijote que se bajó del Rincón del Vago para aprobar literatura no ha vuelto a leerse nada más. También son tribus urbanas. Pero a la vez no lo son.

Son lo normal. La tendencia, lo esperado, resultados del consumismo y la cultura de masas (cuidado, que los incultos sin personalidad con la cartera de sus papis muy suelta también pululan mucho por los Salones del Manga). ¿A dónde quiero llegar con esto? A que la expresión "tribu urbana" es despectiva, con connotaciones a lo "marginal" y diferente.

Y para terminar, una aclaración. Una tribu urbana es un grupo de gente que comparte una forma de pensar y comportarse, junto a varios intereses (una tribu urbana es una CULTURA). Todos pertenecemos a varias culturas y tribus simultáneas, es imposible no sentirnos identificados con uno o varios grupos. Ahí está el problema. Los que se sienten identificados con un solo grupo (o no quieren sentirse identificados con los demás).

No hay peor ciego que el que no quiere ver.

Hay noches en las que me voy de pubs hasta las 6 de la mañana y otras en las que juego a la play con mis amigos hasta las 5. Tengo un par de barajas de Magic, leo manga (pero también a Hemingway, Huxley, Borges o Rousseau), estudio y no hay semana que no descubra algún grupo de música nuevo de cualquier género (y tengo planes de apuntarme a la organización de estudiantes de la facultad, a clases de teatro o incluso a una ONG). Y me apunté a los Scouts porque tenía miedo a los niños y al monte.

La mente es como un paracaídas, solo sirve si se abre ;)




P.D.: Los amigos del pirsin (y míos) me han convencido por fin, y después de Nochevieja me pondré un pendiente de pincho blanco debajo de la ceja.

¡¡¡INOCENTES!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

No temas comentar. Todo lo que sea una crítica constructiva será bienvenido aquí (¿cómo mejorar si no?)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...