domingo, 25 de septiembre de 2011

Mainstream

¿No os ha pasado alguna vez que algo que os entusiasmaba, simplemente dejó de emocionaros tanto? Me refiero a que perdiera una especia de... chispa. La chispa de aquello que solo conocéis tú y unos pocos, algo íntimo que disfrutas tú solo, y te sientes genial revelándoles ese pequeño secreto solo a unos pocos.

Hablo sobre la rabia que da que ahora todos los niñatos del mundo hablen a todas horas de Juego de Tronos (pero si les digo Canción de hielo y fuego, se me quedan mirando como si hablara de esas nuevas frikadas a la que me aficiono yo y que no conoce nadie...), hablo de la rabia que me da ver trailers de The Witcher 2 y su argumento, y que los niños que se han bajado el juego no sepan al final realmente nada sobre los libros de los que nacieron Geral de Rivia y su compañía. Hablo de lo que sintieron los que se leyeron El Señor de los Anillos, y hace unos años vieron como cualquier adolescente adicto a internet se creía que se lo sabía todo sobre la Tierra Media.

Estoy harto de la globalización, de los ebooks y de la cultura de masas. Odio que verdaderas obras de arte sean vendidas y mancilladas en pos del dinero y la publicidad, ensuciadas, que todo sea de fácil consumo, que la gente se baje cien películas, videojuegos y libros en menos de dos clicks, para luego consumir 2 simplemente para olvidarse de que tiene que estudiar y que se le caiga la baba con las actrices pechugonas y las explosiones que simplemente adornan una obra maestra (y el producto que no tenga rubias y persecuciones, no tiene cabida).

Siempre me he descrito como un anticuado, alguien que prefiere leerse el libro antes que ver la película, me encanta explorar cine español sin acción a cambio de una trama inteligente y trabajada; adoro algunos videojuegos anticuados pixelados que no consisten en tiros o en fútbol; me gusta gastar dinero, pero solo en lo que me interesa, no "robar" mucho para luego no disfrutar de nada. Y si un grupo de música me gusta mucho después de verlo por internet, coño, me compro el disco si lo veo en una tienda (otra cosa es que los grupos que me gustan no sean comerciales y jamás vaya a disfrutar de un concierto suyo por estar tierras, oiga).

Soy un chico anticuado, un carcamal tranquilo y sereno, al que le gusta admirar el trabajo duro con respeto y paciencia. Y odio este mundo que va cada vez más rápido.

Khal Drogo ya no tiene esa chispa exótica e intimidante que descubrí hace varios años al leer el primer tomo de la poco conocida en mis círculos "Canción de hielo y fuego". Ahora solo está bueno, y qué pena que lo maten ya en la primera temporada, ¿no?

Ale, me voy a ver "Pienso, luego existo" y "Cuarto milenio". Otros se pasarán la noche viendo "Los pitufos 3D".

1 comentario:

  1. Lo importante, es tener tu propio criterio, el que tenga los demas importa, en la medida que te sea de utilidad para tí. En esta vida hay que mentalizarse que tiene que haber de todo.

    ResponderEliminar

No temas comentar. Todo lo que sea una crítica constructiva será bienvenido aquí (¿cómo mejorar si no?)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...